Un hijo superdotado de Boston Medical Group

Os vamos a contar algunas normas básicas de higiene personal masculina. 
Lavarnos las manos: ¿antes o después de masturbarnos? Puede en principio parecernos una pregunta de lo más tonta, pero ahí está ella, con su propio hilo de Reddit.

 

Lo que uno hace con su miembro es asunto suyo, pero estaremos todos de acuerdo en que lo que hace uno con sus manos después de entrar en contacto con su pene es un asunto de interés público (y mínima decencia).

Empecemos por el antes, porque no es por la higiene de nuestro pene por lo único de lo que debemos preocuparnos.

En cualquier momento dado, tomado al azar, una mano humana contiene un promedio de 3,200 bacterias distintas, además de una razonable cantidad de partículas fecales (dato a considerar la próxima vez que sientas el impulso de comerte las uñas).

Por lo tanto, lavarse las manos antes de sacudir la nutria (hacerse una perita, una gayola, la paja, una manola, pulir el sable, pelar el plátano, limpiar el rifle) contribuirá positivamente a mantener nuestro pene libre de infecciones tan molestas como la balanitis, que es una dolorosa e irritante inflamación del extremo del falo, especialmente comprometedora si uno no está circuncidado.

 

 

Según WebMD, y también el sentido común: “Los pliegues de la piel pueden atrapar células muertas, secreciones y aceites. Si no te lavas regularmente, estos residuos pueden acumularse y formar esmegma, que huele mal”. Y un pene que huela mal tiene muchas menos probabilidades de entrar en contacto íntimo con personas que huelan bien. Mucho menos aún de acercarse a su cara. ¿Nos entendemos?

Según un informe en Medical Daily, empapar la piel con semen puede resultar de lo más saludable

Superado el esmegma es hora de hablar del esperma. Hay muchas razones para lavarse las manos después de que estas hayan entrado en contacto con nuestro semen y vienen a ser las mismas por las que conviene cuidar la higiene en todo aquello que requiera del intercambio de fluidos entre personas. 

Junto con el Zika, hay otros 26 virus que pueden vivir en el semen humano y causar viremia (infectar el torrente sanguíneo). De estos 27 virus muchos causan infección crónica o latente (como el virus del VIH o el citomegalovirus) pero hay otros que provocan infecciones agudas, como la fiebre de Lassa, la fiebre del Valle del Rift, el virus chikunguny, el hérpes o el Ébola.
https://media.giphy.com/media/Bt3MndbVqas0w/giphy.gif
Además de estos virus más o menos espectaculares también podemos encontrar otros como el virus de la gripe, el virus de la coriomeningitis linfocítica, el virus de la fiebre flebotómica, el virus del síndrome respiratorio agudo sistémico, el parvovirus, el virus de la viruela, el virus de la vaccinia, y el virus de la rubéola. Si esto no te parece suficiente puedes encontrar la lista completa aquí.

No todos estos 27 virus son capaces transmitirse de una persona a otra, pero tampoco es que estén libres de otras consecuencias como podrían ser reducir nuestra fertilidad o aumentar nuestro riesgo de adquirir una ETS.

Lo ideal sería no tener Ébola, claro, pero por si acaso, ¿no sería mejor para todos que te lavaras las manos después de masturbarte? Poco importa que te lo hagas con un calcetín, una toalla o el fondo de tu bañera, algunos restos de esperma, como la vida, siempre lograrán abrirse camino hacia tus manos, y de tus manos… ¿al mundo?.

 

Según el estudio La diversidad viral en el semen de los humanos: “es probable que en el semen se encuentren muchos más virus capaces de causar viremia porque los virus pueden persistir dentro del tracto reproductivo masculino, y esto ocurre porque dentro de los testículos la respuesta inmune se restringe para permitir la supervivencia de los propios espermatozoides”.

No todo son malas noticias y, si estás seguro de que no portas ninguna infección porque tienes tus análisis tan al día como una estrella del porno, tu esperma también tiene virtudes más allá de su misión principal.

Según un informe en Medical Daily, empapar la piel con semen puede resultar de lo más saludable: “En los espermatozoides encontramos un compuesto de poliamina cristalina conocido como espermina” también conocido como gerontina, musculamina o neuridina.

Esta espermina participa en el metabolismo celular de todas las células eucariotas y se encuentra en una amplia variedad de organismos y tejidos, siendo esencial como factor de crecimiento en algunas bacterias. Sabemos, desde los años 60 del siglo pasado, que esta poliamina interactúa funcionalmente con el ADN, contribuyendo a su estabilidad y es por eso que la síntesis de espermina ha sido patentada como ingrediente cosmético en productos antienvejecimiento para la reducción de las arrugas.

 

“Este compuesto en particular es un conocido antioxidante. Y se cree que disminuye las arrugas, suaviza la piel y ayuda a prevenir el acné”. Tanto es así que Bioforskning, una empresa noruega, lo ha sintetizado como crema facial.

Según Bioforskning, la crema de espermina es 30 veces más eficaz que la vitamina E y puede retrasar el proceso de envejecimiento en un 20 por ciento. Eso sí, esta crema facial, la “más natural” de la naturaleza puede costar tan solo $250 dólares.

Entonces… ¿Lavarse las manos después de masturbarse… Es tirar el dinero?

No podemos más que encogernos de hombros ante semejante pregunta, porque nuestros espermatozoides no sólo pueden ayudarnos a mantener un cutis reluciente sino que también pueden servir como antidepresivo.

En un estudio reciente, los investigadores Gordon Gallup y Rebecca Burch, ambos de la Universidad Estatal de Nueva York en Albany, demostraron que las mujeres que se exponían al semen tenían menos probabilidades de sufrir depresión, siempre y cuando se expusieran a él de forma directa.

 

Pero antes de que nos volvamos todos devotos del bukkake creemos necesario matizar que este estudio indicó que las hormonas que alteran el estado de ánimo, presentes en el semen, pueden absorberse perfectamente a través de la vagina siempre y cuando no utilicemos preservativo; aunque podría ser una imprudencia que además no nos aportaría beneficios a nuestra piel.

Los agentes químicos presentes en nuestro semen y capaces de alterar el estado de ánimo incluyen, entre otros, la prolactina, un antidepresivo natural; la oxitocina, que ayuda a mejorar el estado de ánimo y la serotonina, un neurotransmisor antidepresivo ampliamente conocido.

 

No todas las virtudes y defectos de nuestro líquido seminal son de índole sexual. Por si fuera poco, durante la Primera Guerra Mundial, el Servicio de Inteligencia Británico descubrió que el semen puede actuar como tinta invisible, y a diferencia de otros métodos, es indetectable por medios de detección como el vapor de yodo.

La tinta invisible no es una necesidad cotidiana del ciudadano de a pie, aunque nunca está de más saber estas cosas, como también puede resultar práctico saber que tenemos un tratamiento de espermina, barato y accesible, siempre al alcance de nuestra mano.

Pero por mucho que formes parte de servicios de inteligencia con un presupuesto tremendamente ajustado, o planees construir tu imperio cosmético o farmacológico sobre el producto de tus testículos, nada de esto justificaría que no lleves tus manos limpias, siempre.

Desde aquí manifestamos nuestra firme creencia en que nos corresponde a todos la responsabilidad de lavarnos las manos antes y después de tocarnos. Nadie quiere estrechar una mano pegajosa mientras su dueño te mira a los ojos.

 

Si te gusta, comparte

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.