Un hijo superdotado de Boston Medical Group

Un hombre sigue siendo un hombre al margen del tamaño de su miembro, pero minar su confianza cuestionando el tamaño de su pene es, probablemente, la forma de humillación física masculina más popular y demasiadas veces también la más efectiva. Puede que no sea tu caso, pero estas son las 10 tonterías que oyes a menudo si tienes un pene pequeño.

El tamaño no importa cuando tienes un pene dentro de la media, pero claro que importa.

El tamaño del pene está entre las inquietudes más frecuentes de los hombres, a pesar de que el actual tamaño medio sea cuatro veces mayor de lo biológicamente necesario.

Lo que hoy consideraríamos un micropene era lo habitual entre los más primitivos homínidos y si no fuera por el esforzado trabajo de aquellos penes diminutos ninguno estaríamos aquí ahora mismo.

Según las estadísticas sólo un 5% de los hombres tiene un pene menor de 10cm. Y aún así se estima que un 45% está insatisfecho con el tamaño de su miembro. La media, que tampoco es fija de un país a otro, parece estar alrededor de los 13,2cm según un artículo publicado en la revista Science.

En las conclusiones de ese estudio “no se encontraron evidencias sólidas para vincular el tamaño del pene con otras características físicas como la altura, el índice de masa corporal o el tamaño de calzado” y sus mediciones de longitud se tomaron desde el hueso púbico hasta la punta del glande (comprimiendo cualquier grasa sobre el hueso púbico y descontando la posible longitud adicional del prepucio, para quien se sienta particularmente competitivo).

En un mundo ideal la cuestión del tamaño sería irrelevante, pero todos sabemos lo cruel y poco ideal que puede ser el mundo tal y como lo vivimos. En el mundo real, por mucho que un pene menor a la media pueda cumplir no sólo con su función biológica sino también con la sexual, un pene pequeño tiene todas las papeletas para exponernos a un dolor social que cualquiera preferiría evitar. 

Por mucha fortaleza mental y buen carácter que se tenga “no hay cantidad de positividad que pueda vencer al poder destructivo de un meme potente sobre el tamaño del pene”, confiesa Kenny K., un sudafricano de 32 años, miembro del foro Small Dick Problems, de Reddit.
Porque aunque “grande” o “pequeño” no sean más que términos neutros descriptivos, cuando se combinan como adjetivos para describir genitales masculinos se cargan de connotaciones “significativas”. Y es precisamente esa “maleabilidad” del lenguaje la que convendría evitar al tratar el tema. Porque los hombres con penes pequeños están hartos de escuchar este tipo de bienintencionadas banalidades:

1-. El tamaño no importa

No importa cuando tienes un pene dentro de la media, pero claro que importa. Puede no ser tan relevante como muchos piensan para la función sexual o reproductiva pero si no importara… ¿estaríamos hablando de esto ahora?

2-. La vagina media mide unos 8 centímetros:

Claro, y el punto G está situado a unos 6 cm de la vulva, al alcance del pene más pequeño. Pero también es cierto que la vagina puede crecer hasta un 200% durante la relación sexual.

3-. La mayoría de mujeres no alcanza el orgasmo por penetración

Esto es indudablemente cierto. Mucho más importantes para el orgasmo son el juego previo y la estimulación clitoral, relegando la función del pene a secundaria en lo que a orgasmos se refiere.

Con habilidad cualquiera, independientemente de su tamaño, puede cumplir con su función sexual, pero también es posible que “cumplir” esté por debajo de nuestras ambiciones.

Un tamaño limitado presenta una serie de retos, como alcance o sensación de plenitud, que no se plantean con un miembro más abultado. Nuestro único consuelo reside en que estos retos no son insalvables si nos servimos del resto del cuerpo y de todo el abanico de juguetes sexuales que el capitalismo ha puesto a nuestro alcance.

A los más perversos les alegrará saber que un tamaño excesivo presenta también sus propios retos, de mucho más difícil solución.

4-. Es la envergadura lo que cuenta

Ya, pero si tenemos en cuenta que el ancho suele acompañar al largo…

5-. Mejor tener un pene pequeño y saber utilizarlo que tener uno grande y no hacer el esfuerzo

Los hombres, por lo general, son más conocidos por su torpeza en la cama que por su interés por complacer a sus parejas.

Sugerir que los que tienen un pene más pequeño han de esforzarse más deja clara la excesiva importancia que le damos al tamaño, considerando que su ausencia es una falta que necesitamos compensar. Y la satisfacción sexual no es cuestión de tamaño, como no existe una única manera de llegar al mismo destino.

6-. Muestra seguridad en ti mismo

En casi cualquier contexto decir que un hombre es “pequeño” es un insulto gracias a la forma en que hemos decidido, como sociedad, definir lo masculino. Si dejamos de hacer chistes al respecto sería mucho más fácil mostrar seguridad en uno mismo.

El bombardeo de bromas, insinuaciones y miradas reprobatorias es constante. Recordemos la diferencia estadística: un 40% de hombres con penes perfectamente normales está a disgusto con su tamaño.

Mantener la compostura bajo este “fuego amigo” es directamente heróico. Bien por ti (si lo has conseguido).

7-. Eres mucho más que un pene: Obviamente

Lo sabemos todos, pero la presión social por ajustarse a un concepto irreal de hombre es real. La masculinidad no es tóxica por definición, pero ciertos comportamientos y creencias sí que lo son.

8-. Aléjate de Tinder y busca una pareja estable

Partiendo del punto anterior, si soy mucho más que mi pene ¿por qué tendría el tamaño de mi órgano sexual definir el tipo de vida sentimental que debo de llevar?

via GIPHY

9-. Especialízate en sexo oral

Como haría un ciego, hemos de agudizar el resto de sentidos para disfrutar la vida de pleno. El problema está en que si una persona considera su tamaño insuficiente es su creencia, no su tamaño, la que se convierte en un obstáculo para el disfrute de su vida sexual, y sin práctica no puede mejorar su técnica.
Como con la timidez, evitarías practicar justo la habilidad que necesitas para mejorar.

10-. Ya encontrarás alguien a quien el sexo no le parezca importante

Esta es la peor de todas. Si el sexo es importante para ti tendrás que encontrar una manera de disfrutarlo con alguien cuyas prioridades se parezcan a las tuyas.

El tamaño del pene puede importarte, pero no es tan importante. Conviene no obsesionarse. Por mucho que se insista en que todos somos iguales, la realidad es que todos deberíamos serlo ante la ley y nada más. Además, la función sexual del pene no depende del tamaño en flacidez, sino del tamaño en erección, y eso a su vez, es el resultado de la elasticidad de arterias, venas y cuerpos cavernosos, y su capacidad de poder llenarse de sangre y crecer, así que importa más cuidar la salud circulatoria para que todo funcione bien, que tener un pene grande que no puede ponerse firme.

La verdad es que todos partimos de lugares diferentes en la vida, por mucho que busquemos todos alcanzar la misma meta. Nacemos ricos y pobres, guapos y feos, ingeniosos y aburridos, laboriosos y vagos. Todos nos enfrentamos a algún tipo de adversidad a superar, casi nunca en la misma cantidad.

Encontrar parejas compatibles, no sólo físicamente, sino también en gustos y prioridades, hará nuestro camino hacia la meta mucho más agradable.

Aunque lo ideal hubiera sido nacer cerca de la meta esto no va a ser así para la mayoría. En el sexo, como en la vida, lo importante es no rendirse y prevalecer. Sólo llega el que sigue en la carrera hasta el final.

Si te gusta, comparte

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.